Los argumentos de la acusación constitucional y las respuestas de la defensa de Harald Beyer

beyer

Texto de acusadores dice que Beyer afirmó que no tenía atribuciones y luego cerró la U. del Mar. Defensa sostiene que pudo actuar en la U. del Mar por circunstancias que no aplicaban a otros planteles.

Acusación

No ejercer las obligaciones del Mineduc, en particular la de la fiscalización. Según los expertos, es el punto principal en el que se basaría la acusación, presente a lo largo de las 95 páginas del texto y que redunda, a su vez, en el incumplimiento de otras causales invocadas, como infracción al principio de probidad y no ejercer un control jerárquico sobre los órganos sometidos a su dependencia. En cambio, pese a señalar en repetidas veces que no tenía facultades, el ministerio sí actuó frente a la U. del Mar, iniciando primero una investigación y luego cerrándola, lo que implicaría que tenía atribuciones y no las ejerció en los otros casos.

Lucro. La fiscalización del lucro no es mencionada en un acápite especial, sino que está a lo largo de todo el texto acusatorio. Las señales que el ministro no habría escuchado son el informe de la Comisión Investigadora y las denuncias de abogados de la U. de Chile en torno al supuesto lucro en universidades privadas, frente a los cuales el Mineduc no hizo denuncias ante la justicia, agrega el documento. Además, se menciona como ejemplo la información presentada por Sies, dependiente del Mineduc, respecto a que los aranceles de las Ues. privadas exceden con creces los referenciales, situación que habría sido no considerada como irregular por el Mineduc.

La U. del Mar. Pese a que fue cerrada, se constituyen en este caso varias infracciones, a juicio de los acusadores. Entre otros, el principio de probidad en su dimensión de falta de veracidad y la falta de accionar con la debida prontitud. La primera se refiere a las supuestas contradicciones del ministro cuando señaló, en un comienzo, que no tenía atribuciones para fiscalizar y luego reconoció, en el caso específico del citado plantel, que sí las tenía. Respecto de la prontitud, se señala que la investigación de la U. del Mar se abrió tardíamente, cuando la comisión investigadora del lucro, por ejemplo, estaba por concluir.

Defensa

En su argumento, el ministerio reiteró que no tiene atribuciones para fiscalizar. Se señala que, por ejemplo, respecto de acusaciones puntuales como las del ex secretario de la Comisión Nacional de Acreditación, Patricio Basso, que se trata de información relevante, que indicaría irregularidades, pero que por sí mismas no acreditan infracción legal, puesto que, por ejemplo, los contratos entre sociedades vinculadas son permitidos. Se agrega que para que la acusación prospere, debe tener estándares de admisibilidad, es decir, que los hechos deberían haber sido cometidos personalmente por el ministro.

Respecto del lucro, se señala, por ejemplo, que la legislación actual permite que las universidades contraten servicios con terceros, que estos terceros podrían estar relacionados con la universidad y que los precios que se pagan por esos servicios no están sujetos a ningún tipo de relación. Para poder comprobar que en el marco de esas operaciones legales, una institución infringe la ley, el ministerio debería poder tener atribuciones como las de otras áreas, por ejemplo, en el mercado de valores, que obligarían a examinar todas las operaciones, bienes y libros de las instituciones fiscalizadas.

La U. del Mar. La defensa argumenta que se ejerció la única atribución que le confiere la ley, esto es cuando hay hechos concretos que permitan determinar que se configuró alguna de las causales que permitirían el cierre. Así, abrió investigaciones contra cinco universidades privadas (Santa María, Uniacc, UPV, U. Santo Tomás y U. del Mar), siendo la primera vez en los 30 años del sistema que se abren expedientes de este tipo. En el caso de la U. del Mar, la denuncia estaba formulada por las propias ex autoridades del plantel, lo que las hacía concretas y hacían referencia al estado fragmentado de sus sedes, lo que era más factible de verificar que el lucro.

Vía LaTercera.com

volver